SEGURIDAD VIAL INFANTIL
Instituto de Seguridad Vial

BÚSQUEDA
DE SILLA DE COCHE

Existen varios tipos de asientos infantiles, en función del peso del bebé o del niño:

GRUPO PESO (criterio clave) EDAD APROXIMADA (no debe usarse para elegir el tipo de asiento)
Grupo 0 Hasta 10 kg Hasta aproximadamente los 9 meses
Grupo 0+ Hasta 13 kg Hasta aproximadamente los 15 meses
Grupo I De 9 a 18 kg Desde los 8 meses aproximadamente hasta los 3 ó 4 años
Grupo II De 15 a 25 kg Aproximadamente, desde los 3 hasta los 7 años
Grupo III De 22 a 36 kg Aproximadamente, desde los 6 hasta los 12 años

El peso es, en cualquier caso, más importante que la edad, ya que es el peso el que determina la resistencia que debe ofrecer el asiento infantil. Aunque, dicho de sea de paso, la estatura también es importante y los asientos tampoco deben quedarse “cortos” o pequeños.

A continuación se ofrece una descripción más detallada de cada tipo de asiento:

GRUPO 0 ó 0+: Para bebés de 0 a 10 kilos de peso (normalmente hasta los nueve o doce meses de edad, si bien la edad es un criterio orientativo y lo importante es el citado peso), en el caso del grupo 0; y para bebés de hasta 13 kg (normalmente hasta los doce o quince meses de edad, si bien, insistimos, la edad es un criterio orientativo y lo importante es el citado peso), en el caso del grupo 0+

Los asientos de este grupo, a su vez, pueden ser de dos tipos: capazos o cucos, en primer lugar, y sillas para bebés, en segundo. Los capazos o cucos, también denominados “portabebés”, son menos habituales, pero algunos están igualmente homologados para su uso en el automóvil (es muy importante comprobar en su manual de instrucciones que efectivamente estén homologados para dicho uso). El bebé viaja tumbado, en una posición muy natural, pero en algunas sillitas de este tipo únicamente va sujeto con un cinturón situado sobre su vientre, por lo que, en caso de choque lateral, el bebé va menos sujeto (aunque en el mercado existen ya modelos de capazos con arneses o cinturones en forma de “Y” que mejoran notablemente la protección en caso de impacto lateral).

Silla 3

Las sillas para bebés constituyen el tipo más habitual. A menudo se les conoce popularmente como la denominación comercial de “maxi-cosi” (en realidad, el nombre de un fabricante de asientos y productos infantiles). Las sillas para bebés deben instalarse siempre mirando hacia atrás. IMPORTANTE: la silla para bebés orientada hacia detrás NUNCA debe ser instalada en un asiento que disponga de airbag frontal, a menos que dicho airbag haya sido previamente desactivado


GRUPO I: Para niños de 9 a 18 kilos (normalmente entre uno y tres años de edad, si bien la edad es un criterio orientativo y lo importante es el citado peso) Consisten en sillitas que se sujetan al vehículo con el cinturón de seguridad o con el nuevo sistema ISOFIX y en donde el niño viaja normalmente sujeto a la sillita con un arnés de seguridad, mirando bien hacia delante (lo que es lo más habitual) o bien hacia atrás (como es frecuente en los países nórdicos).

Silla 6

Nota importante: en un niño de corta edad, el peso relativo de la cabeza respecto al cuerpo es mayor que en un adulto. Además, el cuello no está completamente desarrollado. Por todo ello, es recomendable utilizar todo el tiempo que sea posible (aunque sin dejar nunca que el asiento “se quede pequeño”) un sistema orientado hacia atrás.


GRUPO II: Desde los 15 hasta 25 kilos (normalmente entre los tres y los siete años, si bien la edad es un criterio orientativo y lo importante es el citado peso)

Consisten en un cojín y un respaldo que se deposita normalmente sobre el asiento del vehículo. El niño se sienta sobre el asiento infantil y se abrocha el cinturón de seguridad del vehículo. Este tipo de asientos infantiles “eleva” a su ocupante de modo que el cinturón de seguridad del vehículo le ajuste correctamente, pasando por las zonas más resistencias de la anatomía del niño (las caderas, el esternón y la clavícula).

Silla 1

GRUPO III: Desde los 22 hasta 36 kilos (normalmente entre los seis y los doce años de edad, si bien la edad es un criterio orientativo y lo importante es el citado peso)

Consisten en un cojín y, en algunos casos, un respaldo que se deposita normalmente sobre el asiento del vehículo. Al igual que en el grupo anterior, el niño se sienta sobre el asiento infantil y se abrocha el cinturón de seguridad del vehículo. Este tipo de asientos infantiles “eleva” a su ocupante de modo que el cinturón de seguridad del vehículo le ajuste correctamente, pasando por las zonas más resistencias de la anatomía del niño (las caderas, el esternón y la clavícula).

Silla 4

Conviene recordar que algunos modelos de asientos sirven para varios grupos de peso. Así, es frecuente encontrar asientos de los grupos 0/I (los cuales pueden usarse desde el nacimiento hasta que el niño alcanza los 18 kilos de peso), o asientos de los grupos II/III (desde los 15 hasta los 36 kilos). A medida que un asiento cubre más grupos de peso, cada vez resulta más difícil garantizar el mismo nivel de seguridad para todos ellos; por este motivo, es habitual que muchos de los asientos más seguros sean aquellos que sirven únicamente para un único grupo de peso. Los padres deberán, por lo tanto, decidir (a menudo en función de sus posibilidades económicas) si adquirir un asiento para cada etapa o uno que sirva para varias.


Resultado del paso 1: llegado este punto usted debe haber averiguado cuál es el tipo de sillita que necesita. A continuación, ya puede pasar al siguiente paso: 2. Selección del modelo concreto (de ese tipo, ¿cuál es la mejor?)